Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 26 marzo 2011

Excalibur

En el barrio abrieron un nuevo bar, el Excalibur. Tras la barra, varios camareros vestidos de brujos servían unas generosas pociones de vino, cerveza, calimocho, whisky y vodka con la que uno se ponía a temblar. Al fondo del local, clavada en la piedra, se encontraba una réplica perfecta de la legendaria espada utilizada por el Rey Arturo. Algunos parroquianos, tras beber unas cuantas pociones mágicas, decían que era la auténtica e intentaban extraer la espada sin éxito. La condenada se resistía. Se rumoreaba que sólo aquel que fuera lo suficientemente ebrio podría extraer Excalibur. Muchos se lo propusieron, pero resultó inútil. Lo único que obtuvieron fue un coma etílico y una resaca de campeonato. La espada permaneció durante meses inmutable, incrustada en la piedra. Un día, Andrés se cegó a beber pócimas de cerveza. Luego, se aproximó a la espada, puso sus manos en la empuñadura y la extrajo de la piedra. Los asiduos al Excalibur se quedaron con la boca abierta y la sorpresa impresa en sus ojos.
—¿Cómo lo has conseguido?
— Me ha resultado fácil. No hay nada imposible para el campeón mundial de barra fija.

Read Full Post »

El tenedor

No ganó el premio, pero el crítico gastronómico le dio un tenedor de consolación. Y esa noche, en la cama, ella lo usó.

 

(Microrrelato finalista Cuenta 140.  Tema: El tenedor)

Read Full Post »

Recuerdos

Metió todos sus recuerdos en una jaula para que no se le escaparan. Sin embargo, el alzhéimer los liberó.

Read Full Post »

La jaula

Abrieron la jaula. Él creyó ser libre, pero la indiferencia y el rechazo se convirtieron en ataduras que lo aprisionaban hasta ahorcarlo.

 

(Microrrelato finalista Cuenta 140.  Tema: La jaula)

 

 

Read Full Post »

Fin

Con este amargor tan extraño a almendras no hay quien beba la leche. Hago esfuerzos por engullirla, pero no puedo. Miro a mamá y ella se traga el contenido del vaso entre lágrimas. Está triste desde que papá no vino a casa anoche. Dice que él no va a volver, que se ha marchado para siempre.
—¡Bébetelo todo cariño!
Aunque no me gusta, hago un esfuerzo y lo bebo. Después, se acerca, me pasa la mano por el pelo y me abraza fuerte, muy fuerte.
Afuera, golpean la puerta.
—¡Abran, judíos! ¡Somos de la Gestapo!

Read Full Post »

Planeta

Read Full Post »

Examen

No me he preparado el examen, se dijo el niño acercando el termómetro al radiador.

Read Full Post »

Older Posts »