Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 30 octubre 2013

Buscando la magia

chistera

―Tenemos un montón de propuestas para esta temporada,
caballero. Sombreros y gorras de las mejores firmas del mercado a precios
increíbles. Para todos los gustos, estilos y edades. Desde estampados
hasta…

―Yo solo quería un sombrero de grandes dimensiones.

―En ese caso, lo mejor es una chistera. Fíjese en la suavidad del
fieltro y en la copa tan alta de ese modelo Lafayette del escaparate.

Y empecé a meter cosas en el sombrero: dos conejos, una paloma,
pañuelos de colores, pelotas amarillas, tres barajas de cartas y una varita.

El dependiente me observó incrédulo, como si en su
establecimiento hubiese visto un objeto volador no identificado.

―¡Me lo llevo! ¡Es justo lo que estaba buscando! Este fin de semana
me tocan los niños y cada vez es más difícil competir con el nuevo novio
de su madre.

Este micro ganó el año pasado la III Edición del Concurso “Cuentos y Sombreros”  organizado por Sombrerería Albiñana. La IV edición del concurso aún está abierta. Si alguien quiere participar las bases están aqui

 

Anuncios

Read Full Post »

Savages

imagesYesterday the hell arrived to the earth. The buildings are destroyed and he is a piece of meat. Suddenly from his body disappear all wounds. He has a head again. He has legs again. He has arms again. It´s a miracle. He is alive. When he incorporates, he realizes that he can walk. He´s half naked. He can´t believe. Immediately stops the ringing in your eardrums. There are a lot of bodies in the ruins. He can see the blood, the kids. They are dead. The fear always is the same. There is a woman screaming: please help. It seems that humans haven´t learned anything in the last two thousand years. A few meters away another bomb explodes.

 

More, here

Read Full Post »

Para siempre

inmorHace siglos que los dioses me castigaron con el don de la inmortalidad y debo decir que no existe nada más atroz. He visto morir a mi mujer y he enterrado a mis hijos y a sus nietos. Uno no debería estar aquí para siempre. Existen leyes que jamás tendrían que transgredirse. Por eso, lo he intentado de todas las formas posibles: asfixia erótica, sobredosis de barbitúricos, monóxido de carbono. También me corté las venas, salté desde lo alto de un rascacielos, dormí varios días en una cámara frigorífica, traté de electrocutarme con la tostadora (regalo del banco tras formalizar la hipoteca) y me arrojé a las vías del tren. Nada. No hay forma. Aquí sigo. Y lo peor es que no quiero seguir viviendo así, sin brazos, ni piernas, reducido a una simple cabeza pensante postrada en una cama de hospital.

Read Full Post »

La acampada

acampada

Mamá y su nuevo amigo se quieren mucho, me informa mi hijo al subirse al coche. Desde el divorcio apenas le veo, exceptuando algún que otro fin de semana. Ya casi no pasamos ni un momento juntos. Aborrezco a mi ex por todo el dolor y el sufrimiento que me causó. Durante años se estuvo acostando con mi mejor amigo. Y encima el juez le dio la razón y le concedió la custodia de Alberto.
—Nos vamos de acampada, cariño. Papá tiene todo el fin de semana libre. ¡Lo vamos a pasar genial! ¡Ya lo verás!
—¡Qué bien! —masculla entre dientes mi hijo de seis años con su angelical rostro que se proyecta en el espejo retrovisor.
Arranco el automóvil y, al pisar el acelerador, las ruedas dejan en el asfalto una estela de goma. En el maletero llevo lo imprescindible: la tienda de campaña, las cantimploras, el pico, la pala y medio saco de cal. El hombre del Telediario ha dicho que va a hacer buen tiempo.

Read Full Post »