Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 21 junio 2012

Obra de arte

En la galería de arte, me fijé en la obra Perro invisible sobre fondo transparente. Los asistentes eran incapaces de ver más allá del gotelé de la pared. Aquel cuadro sólo con el marco era una muestra de las nuevas vanguardias pictóricas. Después de la mierda enlatada y del wáter sin taza me pareció de lo mejor. Cada vez que miraba el marco vacío podía oír los ladridos, las patas del chucho raspando el suelo y sus jadeos incesantes.

-¡Qué logrado está! – felicité a su autor.
-Gracias – me dijo.
-¿En qué se ha inspirado?
-Hombre, mis influencias son muchas. Piero Manzini, Mark Rothko, Hans Tyderle y sobre todo, ¿recuerdas el gato negro de Poe?
-Sí, algo.
-Pues igual, emparedé al perro al otro lado de la pared.

( Ganador VI Premio Saigón de Literatura en la modalidad de microrrelato)

Anuncios

Read Full Post »

Con esto de la crisis tuvimos que reinventar las fiestas. La primera cuestión que debíamos resolver hacía referencia al local. Los botellones en la calle estaban prohibidos y con la nefasta situación económica que se cernía sobre el país florecían los locales del tipo: se vende, se traspasa, se alquila. De modo que romper un cristal y ocupar uno durante unas horas resultó muy fácil.
El José, como era chispas (electricista, para los no entendidos), no tuvo ningún problema a la hora de enganchar un cable a la corriente eléctrica del bloque de enfrente. De este modo tendríamos luz y música gratis durante toda la noche por cortesía de Iberdrola.
De los cubatas se encargó Benja y el fulano era mejor incluso que Fénix del Equipo A consiguiendo cosas. Fue él, quién profesionalizó el arte del sinpa (irse sin pagar, para los que aún no lo sepan). En el barrio le conocían por el sobrenombre del Houdini del hurto porque, en cuanto el barman se descuidaba un instante, era capaz de sustraer una caja de botellas de whisky DYC, dos de Soberano, otra de Anís del Mono, unos Farias y hasta una vez, incluso, le birló al camarero los calzoncillos.
El tema de las tías corrió a cargo de Tomás Cruise. El apodo le vino como consecuencia del crucero que realizó unos años atrás por el Mediterráneo. Lo cierto es que el tío se las llevaba de calle. No sé qué le veían, la verdad. Bajito era y los dientes los tenía destrozados. No obstante, en cuanto las miraba, las mujeres caían rendidas a sus pies como insectos.
A mí, como casi siempre, me tocó la parte más espinosa: el suministro de la marcha, los polvos blancos; llámenlo como quieran. A pesar de la desaceleración económica, el precio del gramo se encontraba por las nubes. Así las cosas, me las ingenié para buscar un sustitutivo más económico, como la harina. Colocarse, resultó un flipe. La peña alucinó mientras se preparaba unos tiritos con las tarjetas de crédito. Algunos se ponían a toser. Otros, después de beberse hasta el agua de los floreros, entraban en órbita y lanzaban la harina al aire como si fuese Navidad y esperasen el advenimiento de los Reyes Magos o la llegada de Papá Noel.
Lo mejor de la noche vino al final. Cuando llegaron las siete de la mañana y todos enfilaron las calles de la ciudad haciendo eses. Subían las escaleras de casa, con litros de alcohol corriendo por sus venas y la imperiosa necesidad de encontrar cuanto antes un retrete. Después, arrodillados frente al inodoro, echaban todo tu ser por la boca y pensaban en lo gratificante que hubiera sido quedarse esa noche en casa durmiendo tranquilamente.
(Micro Ganador X Concurso Microrrelatos Repentinos Castillos en el Aire)

Read Full Post »

Desde el más acá

Me despiertan los sollozos lejanos de mi mujer. Tras unos segundos de confusión, abro lentamente los párpados y siento frío, mucho frío. La oscuridad me rodea. Me duele la cabeza igual que si hubiese bebido una destilería entera de whisky adulterado. A tientas, estiro primero el brazo derecho, más tarde el izquierdo y levanto, poco a poco, una puerta muy pesada. La claridad se filtra por las rendijas. Me cuesta adaptar mi visión a la luz. Cuando lo consigo, reparo en que llevo puesto mi mejor traje. Al verme, los sollozos de mi esposa se convierten en gritos de pánico.

Read Full Post »