Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 abril 2012

PULITZER

Nada más ver al niño tirado en el arcén, me agacho a su lado y le acaricio el pelo suavemente. Hay sangre por todas partes y fragmentos de cráneo. Un coche lo acaba de atropellar y se ha dado a la fuga. Detrás de mí, las personas lo esquivan o pasan de largo camino de sus trabajos. El pequeño me mira con ojos tristes y me dice que quiere ir con su mamá. Le digo que no se preocupe, que enseguida vendrán las asistencias, que pronto va a estar bien y busco el mejor encuadre para hacer la foto.
(Este micro ha quedado en la 10º  posición empatado con otros 2 en el  Concurso en 99 palabras y está inspirado en el escalofriante vídeo de arriba)

Read Full Post »

Reflejo

Microrrelato finalista del IV Concurs de Microrelats Matas i Ramis

Read Full Post »

Sequía

Algunas noches aporreaba la máquina de escribir con furia y el aguacero de frases mojaba el papel. Los párrafos caían en tromba. El chaparrón de metáforas calaba los textos. La borrasca de personajes inundaba los capítulos. Los chubascos de pasión, celos, asesinatos y amor formaban regueros de lágrimas alrededor de las historias. Un día dejaron de llover las ideas y la sequía creativa se adueñó de mi cabeza. Tras meses sin caer una gota, busqué inspiración en la Lluvia amarilla de Julio Llamazares, en las canciones A cántaros de Pablo Guerrero, November Rain de Guns N’ Roses y Ojalá que llueva de Juan Luis Guerra. Nada. La aridez creativa se apoderó de mí. Para remediarlo, contraté los servicios de un meteorólogo. Predijo nubosidad variable por el este, precipitaciones en la meseta sur del hemisferio cerebral y que en abril caería algo de chirimiri. Se equivocó. Y ahora, meses después, mis familiares me han internado en un psiquiátrico. Los médicos me han dicho que estoy como una regadera. Pero yo, por más que canto, no consigo atraer la lluvia.

Read Full Post »


El flash de una cámara se proyecta en la noche y retrata a Ana mientras agarra de espaldas y por la cintura a Luisa, que a su vez fotografía con su cámara del móvil a dos mujeres abrazadas en una fuente, cuya cámara tiene en la memoria de la tarjeta la fotografía de dos señoritas, una de ellas rodea a la otra con sus brazos, al tiempo que la primera apunta con el objetivo de su cámara a un par de damas, que se dan muestras de afecto mientras la más alta estrecha entre sus brazos a la otra, que sostiene entre sus dedos un teléfono móvil que asimismo apunta a Ana y Luisa en el instante en que se abrazan y, ésta última, enfoca con su cámara a dos mujeres abrazadas en una fuente cuya cámara tiene en la memoria la foto de dos señoritas, una de ellas rodea a la otra con sus brazos, al tiempo que esta última apunta con su objetivo a un par de damas que…

(Microrrelato ganador por su desarrollo circular e ingenioso del concurso #78 del escritor mexicano Alberto Chimal Las historias)

Read Full Post »

Pesadillas

Hace dos semanas enterré mis miedos en un agujero del bosque junto a las raíces de un viejo arce. Cavé durante horas hasta que el hoyo fue lo suficientemente profundo como para que quedasen atrapadas todas mis pesadillas. Aun así, el fantasma de la chica que asesiné me sigue atemorizando por las noches. Ha cobrado forma de árbol y sus ramas son tan decrépitas y punzantes como la cuchilla de una guillotina. A veces, el espectro se desplaza por las paredes con sus garras sedientas de sangre, con sus hojas ansiosas por devorarme. Me atormenta con el silbido del viento, con el ruido incesante de los pájaros o con el palpitar de las almas que se alojan en su tronco. Viene a por mí. Quiere llevarme.
Cuando enciendo la luz comprendo que todo ha sido un sueño horrible. Son las tres de la mañana. Para matar la angustia, cojo un libro de la mesilla de noche y trato de leer unos capítulos. Con sus afiladas ramas abriéndome en canal resulta muy difícil seguir el argumento.

Read Full Post »

Felicidad

Cuando la profesora me preguntó en clase si era feliz, la miré a los ojos y después mi cerebro comenzó a procesar imágenes. Claro, ¿por qué no iba a ser feliz? Había nacido en Europa y no en el Tercer Mundo. Tenía un móvil de última generación, una videoconsola, un ordenador de sobremesa y dos portátiles. Llevaba ropa nueva todos los días al colegio y en el chalet de mis padres contábamos con una gran piscina en la que me daba chapuzones los días de calor. Además, poseía una tarjeta de crédito sin límite que colmaba mis sueños y con la que podía comprarme cuanto se me antojara.

¡Qué más se podía pedir!

—Sí, soy feliz —repliqué.

Al llegar a casa, fui al despacho de mi padre a contárselo.

—Alex, ¡cuántas veces te he dicho que tu madre y yo estamos muy ocupados! Si quieres cualquier cosa, díselo a Luisa, la criada.

(Microrrelato seleccionado en el II Premio de Microrrelatos Temáticos Algazara. Tema: Anhelos y deseos de conseguir los sueños)

Read Full Post »