Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for 28 septiembre 2011

Colgado

Cada día buscaba su chute de palabras en las librerías. Esnifaba cientos de párrafos con los que lograba evadirse y viajar a otros lugares. Un día, el estado prohibió los libros y él buscó su ración de caracteres en el mercado negro. Compraba dosis adulteradas, escritos con faltas de ortografía y deficiencias gramaticales. Ingería cuanto llegaba a sus manos. En unos meses se convirtió en un yonqui de las letras. Sus familiares le internaron en un centro de desintoxicación. La terapia consistía en jugar a la videoconsola y ver la caja tonta.

Read Full Post »

—Disculpe, ¿cómo puedo llegar a los jardines secretos de la ficción?
—Es muy fácil. Siga recto por esta hilera de alcornoques con hojas en blanco, gire a la derecha en el huerto de sinestesias y a unos doscientos metros verá una glorieta que conduce a un parterre de metáforas. Allí, desvíese 80 grados al norte, después 40º al sudoeste y cuando esté a 160º de latitud y 230º de longitud, rodee el bosque de figuras retóricas y cruce el monte de la poesía. A kilómetro y medio entrará en el territorio del cuento. Atraviese la arboleda de personajes y suba hasta los macizos de la prosa. Cuando haya alcanzado la cima, camine durante 90,6 kilómetros, tuerza a la izquierda y en la intersección de lo onírico y lo real encontrará la pradera del microrrelato. Los jardines secretos están justo enfrente. No tiene pérdida. ¿Le queda claro, caballero?

Read Full Post »

Un mando muy especial

Es verano en la isla. Y en la casa del abuelo el televisor se estropeó hace meses. Desde entonces nadie se ha molestado en arreglarlo. Aun así, cada tarde el yayo se sienta en la silla del salón, coge un libro, y cuando empieza a leer, las palabras cobran vida y se transforman en imágenes. Es el hechizo de una novela lo que se plasma en la vieja pantalla de veinticinco pulgadas. Hoy toca “La isla del Tesoro”. Ayer fue “El Quijote”. Y mañana, quién sabe. Abuelo, me dice mi nieto cuando viene, no sé cómo puedes vivir sin tele.

(Microrrelato finalista del I Certamen de Radio Lanzarote El verano y la isla)

Read Full Post »

Obra maestra

—Esto es lo más cerca que estará usted de la perfección. Fíjese en el trazo de las líneas, en la densidad de las flores. Es lo mejor que he visto en mi vida y, créame, llevo muchos años en el mundo del arte. Supera con creces al Jardín de las Delicias de El Bosco, a los paisajes románticos de Friedrich e incluso a las creaciones de Picasso. Observe la viveza de las petunias, el brillo de las margaritas o la profundidad de los geranios. Es como si tuviesen vida propia, como si nos estuviesen hablando. Las puede oler, incluso —me dijo el crítico de arte mientras se recreaba extasiado con la obra Jardines Secretos en el Museo Metropolitano de Nueva York.
Yo jamás he sido bueno para apreciar los detalles. Las vanguardias actuales nunca las he entendido. Sin embargo, respeto las heces enlatadas o el retrete sin taza. Aun así, aquella obra me había dejado estupefacto porque no conseguía ver más allá de un marco vacío colgado en la pared. Me aproximé a la obra para reparar en los matices. Entonces, se acercó el coordinador de la exposición.
—Está al revés —dijo.
Y giró el marco.

(Microrrelato finalista del I Certamen de Relato Corto Los Jardines Secretos)

Read Full Post »

Roma

Aquel verano se quedó en casa, viendo infinidad de vídeos de Roma. Se documentó sobre el Coliseo, el Foro Romano, el castillo de Sant´Angelo, la Piazza del Campidoglio o la Fontana de Trevi. Aprendió algunas anécdotas y detalles del estilo de vida de los romanos. Se informó acerca de los mejores restaurantes y tiendas donde realizar las compras. Además, adquirió por correo postales y souvenires de la ciudad eterna.

-¿Dónde has estado este verano de vacaciones? —le preguntaron en el trabajo.

-No te lo vas a creer, pero he ido a… —dijo mientras iba entregando los regalos.

Read Full Post »

De librerías

No me gustaba ir a firmar libros a las librerías porque en cuanto los lectores me conocían dejaban de leerme. A veces, venían algunas madres y me atribuían hijos ilegítimos. Algunas señoras mayores, después de estampar mi autógrafo en sus novelas, me preguntaban si también era médico. Otras veces, se presentaban acreedores para que les extendiera cheques. Un día me convencieron para acudir a la librería de Javier. Y para mi sorpresa descubrí, que en la tercera fila, estaba mi esposa esperando para que le firmase el divorcio.

(Micro ganador del Concurso de Microrrelatos La Librería de Javier)

Read Full Post »

Amor tecnológico

 

Vio el pájaro azul en su cuenta de twitter. Metió su nombre de usuario, la clave y se conectó. Se hacía llamar Miau como el maullido de los gatos y la imagen de su perfil era la de una gata negra sobre un tejado en homenaje a Elizabeth Taylor. Llevaba meses interesada en un chico que utilizaba el alias de Guepardo368. Había visto algunas fotos suyas en el blog y desde el instante en que se fijó en sus ojos, sintió mariposas en el estómago. Muchas noches, en la soledad de su cuarto, trató de escribirle un twitt, pero su amor no cogía en tan solo 140 caracteres.

 

(Segunda Mención en el Concurso de Agosto de minificciones.com.arg)

Read Full Post »

Older Posts »